Este Blog solo pretende ser una herramienta más en el taller de cualquier aficionado al mundo de la electrónica. En el iremos recopilando noticias, información, esquemas, tutoriales, software y demás materiales que nos sirvan de ayuda a la hora de ponernos manos a la obra con cualquier proyecto de electrónica o de robótica.

Dedicado a la memoria de mi padre que siempre fue mi mayor apoyo y mi incondicional ayudante en este apasionante mundo de la electrónica.

Gracias a tod@s por visitarnos

jueves, 7 de marzo de 2019

Robot OTTO, nuestro primer proyecto de robótica (Parte 2)

   En esta 2ª parte del proyecto, vamos a centrarnos en la electrónica de nuestro robot OTTO, para lo que necesitaremos los siguientes materiales:
   Todo el material necesario es fácil de conseguir en cualquier tienda especializada, y no supera los veinte euros, eso si, siempre hay que mirar y comparar. También necesitaremos un cable mini USB para poder programar el robot desde nuestro PC.

   Aunque existen múltiples versiones de OTTO en la red y cada una de ellas con diferentes maneras o configuraciones de conexionado, el esquema de conexionado que hemos utilizado es el siguiente:


   El software para poder programar a Otto, lo podemos descargar desde la web oficial. Es un fichero comprimido llamado OTTO_DIY_all.zip que contiene todas las librerías necesarias, los scketchs para hacer funcionar el robot y algunos extras.
  • Si es la primera vez que utilizamos una placa Arduino, debemos tener instalado en nuestro ordenador el IDE de Arduino y el driver de Arduino Nano (está incluído en la carpeta “drivers” de OTTO_DIY_all.zip).
  • Luego debemos copiar todas las carpetas de “libraries” a “C:\Documents\Arduino\libraries\” o en la ruta que tengamos instalado Arduino.
  • Copiamos todas las carpetas que comiencen por “OTTO_” a “C:\Documents\Arduino\” o en la ruta que tengamos instalado Arduino.
  • Ingresamos a nuestro IDE Arduino y abrimos el fichero “OTTO_avoid.ino”.
  • Conectamos a OTTO por USB a nuestro ordenador, verificamos el código y lo subimos al Arduino Nano. Si todo lo hemos hecho correcto, OTTO debería empezar a caminar y a detectar obstáculos.
   Para el montaje de todas las partes de OTTO y el conexionado de los servomotores con la placa de Arduino, debemos descargar el manual de esta versión de OTTO desde el siguiente enlace:

   Y para finalizar, en el siguiente vídeo podéis ver el resultado final de nuestro proyecto, nuestro robot OTTO bailando a ritmo de "smooth criminal" de Michael Jackson.

             

martes, 5 de marzo de 2019

Robot OTTO, nuestro primer proyecto de robótica (Parte 1)

   OTTO es un proyecto de robot bipedo de código abierto, esta pensado para poder ser ensamblado de forma facil e intuitiva, es ideal para iniciarse en la programación con arduino y la robótica educativa, consta de pocas piezas, no necesita soldadura y puede ser programado en un entorno gráfico como mBlock.
Robot OTTO (112mm x 67mm)
   El robot OTTO al ser un proyecto de codigo abierto, nos permite modificar libremente el diseño de las piezas y el código del robot. Ademas podemos configurarlo para que baile, camine, evite obstaculos, emita sonidos y musica y todo ello controlado desde una APP o por Bluetooth.

   En esta primera parte del proyecto vamos a centrarnos en la fabricación en 3D de las seis diferentes partes que componen el robot OTTO como son la cabeza, el cuerpo, las piernas y los pies. 

Despiece de OTTO
   Lo primero es descargarnos los archivos .stl para poderlos imprimir con la impresora 3D. Lo podemos hacer desde varios repositorios de ficheros stl para impresiones 3d, yo suelo usar mucho Thingiverse ya que dispone de miles de archivos. Si hacemos una búsqueda por “otto robot” encontraremos muchas versiones diferentes del robot OTTO e incluso accesorios para tunearlo.

   Nosotros, descargaremos los archivos para poder imprimir en 3D todas las piezas necesarias para poder construir nuestro robot, desde el siguiente enlace:

Archivos 3D OTTO

Nuestro robot OTTO impreso en 3D
   En la segunda parte de este proyecto, nos vamos a encargar de la parte electrónica o de control de nuestro robot OTTO.



Mi impresora 3D ANYCUBIC I3 MEGA

   Nos adentramos en otro apasionante mundo, la impresión en 3D. La impresora que vamos a utilizar es la 3D ANYCUBIC I3 MEGA. Este modelo nos ofrece una calidad muy aceptable a un precio muy asequible (menos de 300 €).
Foto de la impresora 3D ANYCUBIC I3 MEGA

Las principales características de la 3D ANYCUBIC I3 MEGA son:
  • Tecnología: FDM (Modelado por Deposición Fundida), un solo extrusor
  • Tamaño de impresión: 210 x 210 x 205 mm
  • Resolución de capas: de 0,05 a 0,3 mm
  • Diámetro del cabezal/filamento: 0,4 mm/1,75 mm
  • Conectividad: USB, tarjeta SD
  • Cama caliente de impresión:
  • Velocidad de impresión: 20 ~ 100 mm/s
  • Velocidad de desplazamiento: 100 mm/s
  • Filamentos compatibles: PLA, ABS, HIPS, Wood
  • Temperatura operativa del extrusor: máx. 260 ºC
  • Temperatura operativa de la cama de impresión: máx.110 ºC
  • Potencia de entrada: 110 V/220 V AC, 50/60 Hz
  • Voltaje: 12V DC
  • Dimensiones de la impresora: 410 x 475 x 458 mm
  • Peso de la impresora: ~11Kg
   Otra ventaja de esta impresora es, que viene parcialmente ensamblada. Lo que nos facilita enormemente su montaje y posterior calibración. Dispone de una pantalla táctil que mediante diferentes menús, nos hace muy sencillo su manejo y puesta en marcha.

   Nuestro primer proyecto con la impresora 3D, sera el robot bípedo OTTO, un proyecto de código abierto que nos permite combinar el mundo de la impresión en 3D con el mundo de la robótica. En el siguiente vídeo podéis ver como se imprime la primera pieza de nuestro proyecto.


miércoles, 30 de enero de 2019

Científicos españoles crean un papel que convierte el calor en electricidad

   Los materiales termoeléctricos, capaces de transformar el calor en electricidad, son muy prometedores a la hora de convertir el calor residual en energía eléctrica, ya que permiten aprovechar una energía difícilmente utilizable que, de otro modo, se perdería.

Papel flexible termoeléctrico de celulosa bacteriana y nanotubos de carbono. / ICMAB-CSIC

   Investigadores del CSIC han logrado crear una celulosa con bacterias sintetizadas en laboratorio que convierte el calor residual en energía eléctrica. Estos dispositivos podrían usarse en sensores para internet de las cosas, en tecnología wearable y aislamiento térmico inteligente, entre otras aplicaciones.

   El dispositivo está compuesto de celulosa producida en laboratorio por unas bacterias, con pequeñas cantidades de un nanomaterial conductor compuesto por nanotubos de carbono, obtenendose un material mecánicamente muy resistente, muy flexible y deformable, gracias a las fibras de celulosa, y con una elevada conductividad. Pudiendo controlar el grosor, el color e incluso la transparencia del material.

Un investigador mostrando el material termoeléctrico hecho de celulosa bacteriana con nanotubos de carbono. El color negro viene dado por los nanotubos, ya que la celulosa sola es transparente. / del ICMAB-CSIC
   Además tiene una estabilidad térmica superior a los materiales termoeléctricos basados ​​en polímeros sintéticos, lo que permite llegar hasta los 250 ºC. No utiliza elementos tóxicos, y se puede reciclar fácilmente la celulosa, degradándola mediante un proceso enzimático que la convierte en glucosa. Así, se recuperan al mismo tiempo los nanotubos de carbono, que son el elemento más costoso del dispositivo, esto hace que su producción resulte sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

FUENTE:  SINC

Circuitos electrónicos inmunes a la humedad gracias al grafeno

   Científicos suecos han comprobado que cuando el grafeno se une al metal de los circuitos electrónicos, la resistencia de contacto (la parte de la resistencia total de un material debida al contacto imperfecto en la interfaz) no se ve afectada por la humedad.

Esquema del dispositivo de grafeno con una resistencia de contacto no alterada por las moléculas de agua que adsorbe el material. / Anderson D. Smith

   Esto hará la vida más fácil para los diseñadores de sensores, ya que no tendrán que preocuparse por la humedad que afecte al contacto, tan solo por la influencia que tiene en el propio grafeno.

   El estudio, publicado en la revista ACS Applied Materials & Interfaces, se ha realizado utilizando grafeno junto a metales como el oro y sílice en modelos reales de línea de transmisión eléctrica, además de simulaciones por ordenador.

FUENTE:  SINC